El 9 de Granados - BacoyBoca
577
single,single-post,postid-577,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

El 9 de Granados

Vino Tayaimgut cubiertos y servilleta 9 de granados

02 Jun El 9 de Granados

Sin tener referencias de este bar nos pareció que tenía buen aspecto y gran variedad de platos y vinos. Así que decidimos probar a la aventura para ver si teníamos suerte de hacer un buen descubrimiento.

El 9 de granadosEntrada del 9 de granados

En la calle Enric Granados, 9, como su nombre indica haciendo un juego de palabras con la dirección (el 9 de granados)  se encuentra esta alta taberna como ellos mismos se definen, más que un restaurante convencional. La comida y el ambiente es informal y la carta con la suficiente diversidad para encontrar algo a gusto de todos, con notas de cocina internacional y mezcla de ingredientes, desde lo más sencillo a algo más sofisticado: ensaladas, carnes, pescados, fritos, tapas frías… En la misma fachada se puede ver  la variedad de tapas o platos con los precios y los nombres, que son bastante sugerentes. Tenía buena pinta, así que entramos.

La bienvenida te la da un barril que le da ese toque de taberna, aunque seguramente su finalidad no es tan romántica y se trate de algo mucho más funcional como un sitio donde poner el cenicero para los fumadores, pero sigue siendo un gran recurso decorativo. Nada más entrar hay otro barril  con tarjetas del restaurante, y enseguida,  una gran barra a la derecha. A la izquierda toda una estantería llena de vinos y algún otro producto delicatessen que se puede comprar en tu visita. Los vinos no me parecieron muy conocidos y la gran mayoría eran de la tierra, de Catalunya, lo que me hace pensar que seguramente utilizan bastante vino de pequeñas bodegas.

Barril interior del 9 de granados

Barril en el 9 de granados

Estantería de vinos
estanterias vino el 9 de granados

Al fondo se encuentran las mesas, con una buena separación, ni tan juntas como para no permitirte reservar la intimidad, ni tan separadas que desaprovechen el espacio, montadas con servicios de manteles individuales y copas grandes para el vino.No es un local pequeño y tiene una decoración moderna y poco cargada. El ambiente en el restaurante es agradable, no hay mucho ruido de fondo  y la iluminación es la necesaria, ni mucha ni poca, siendo más intensa con puntos de luz encima de las mesas, creando calidez. Nos reciben con amabilidad y cercanía y nos dan a elegir entre un par de mesas  y enseguida nos traen la carta de tapas y la de  vinos. Tiene bastante variedad tanto de comida como de caldos y los precios no son desorbitados. Además, el vino se puede tomar por copas, que siempre es una buena opción.

Interior el 9 de granados

Interior del 9 de granados

Nos dan tiempo suficiente para elegir y están atentos, sin estar encima pero tampoco sin necesidad de tener que avisarles para que tomen nota. Nos decidimos por la comida, y una copa de vino Tayaimgut,  D.O Penedés, Merlot y Cabernet Souvignon. Un vino recio. Hicimos bien en pedir una copa, ya que estaba muy bien servida y fue suficiente para toda la comida.

Botella vino Tayaimgut

Vino tayaimgut

Con la misma celeridad demostrada hasta ahora, nos sirven el vino y enseguida empiezan a servir los platos. Nuestra elección fueron tres tapas a compartir, casi diría que en otros restaurantes serían platos, porque realmente las raciones eran  correctas, nada escasas ni tampoco tan abundantes como para que tengas que pedir menos variedad  por demasiada generosidad en la cantidad cuando vas con intención de algo ligero.

Tataki de Atún rojo con dos sésamos, huevas de wasabi y reducción de soja y miel

Tataki de atun rojo con dos sesamos, huevas de wasabi y reduccion de soja y miel

Como habréis podido deducir por los ingredientes, era un plato con toques asiáticos. El atún bien hecho, como podéis ver en la foto, estaba rosado en su interior. Para mi gusto, quizá un poco pasado, ya que no estaba demasiado jugoso que es el atractivo del interior del tataki de atún, pero de sabor estaba bueno y con la salsa, que acompañaba a la perfección y el sésamo, casi imprescindible ya en este plato, se corregía este pequeño defecto. El wasabi? pues se quedó de adorno, es demasiado para mi paladar, me deja sin poder saborear nada más!.

Alcachofas frescas a la andaluza

Detalle alcachofas a la andaluza el 9 de granados

Siempre que hay oportunidad de unas alcachofas hay que aprovecharla y más si son frescas. Este plato ya no es tan exótico, pero no por ello menos recomendable. Mucho más familiar que el anterior, como toda tapa ” a la andaluza”,  se trata de una bandeja de  alcachofas, enharinadas y fritas que estaban realmente buenas. En este tipo de platos suele haber siempre el riesgo de encontrar el frito demasiado aceitoso, pero por suerte, no fue el caso. Crujientes por fuera y tiernas por dentro, con el grosor correcto para que se saboreara la alcachofa y no todo supiera al enharinado. Una buena ración en cantidad y calidad. Recomendable.

Croquetones artesanos de champiñones

2 Croquetones en bandeja el 9 de granados

Pedimos estos “croquetones” porque vimos que los servían en una mesa cercana y nos llamaron la atención. Tres unidades que hacían honor a su nombre, parecían por tamaño bombas más que croquetas!. Una vez más acertaron con la técnica del frito y la capa exterior estaba doradita y crujiente.

Croquetones de champiñones el 9 de granados detalle interior

El interior, donde se demuestra que realmente son caseros, era un punto harinoso, aunque no molestaba, si que se desgranaba un poco. De sabor estaban buenos. Había más variedad de croquetones , quizá en otro tipo  habían acertado más en la textura, habrá que ir a probarlos.

Coulant de chocolate con helado de turrón

coulant con helado de turron el 9 de granados

Siempre hay que acabar con un punto dulce, aunque sea a compartir y el coulant es siempre una tentación. Pero este famoso postre tiene que pasar la prueba de fuego definitiva que lamentablemente este no cumplió: clavar la cuchara en el corazón y  “sangrar” el chocolate. Cualquier coulant que se precie tiene que tener esta condición. Sino, no es coulant. Es un bizcocho de chocolate caliente, o un brownie casi casi si se le añaden frutos secos, que puede estar muy bueno, pero no coulant. Y este estaba pasado de cocción. Es siempre el riesgo a correr cuando optas por este postre, porque suele pasar en muchos casos, perdiendo gran parte de su atractivo. Lástima porque de sabor estaba bueno y la combinación con el helado, como era de esperar, muy acertada porque por suerte, eso sí lo conservó, estaba caliente. Pero aún así no pasó la prueba. En cualquier caso, su misión de cerrar el picoteo con el punto dulce la cumplió.

En general no estuvo mal. No es sitio que destaque, pero la relación calidad/cantidad precio es bastante correcta. Es un lugar que si estás por allí y quieres tomar o picar algo, probar su terraza y tomar algún vino de autor no está mal.

Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar