Eli Farrero, cocina creativa y “con alma” desde la Vall de Boí

featured Los protagonistas Mesas barras y cocinas Todos 20 mayo, 2022

author:

Eli Farrero, cocina creativa y “con alma” desde la Vall de Boí

Los chefs autodidactas no es un “rara avis”, pero tras conocer la historia de Eli Farrero, sin duda, destaca como excepcional. Y es que esta joven cocinera no solo fue proclamada Chef Revelación en 2021, sino que está logrando hacerse un hueco en lo más alto de la gastronomía catalana y todo desde su restaurante El Ventador, en el corazón de la Vall de Boí. Eli Farrero (1985) no solo no ha pasado por escuela alguna -a excepción de una estancia en el restaurante Dos Palillos, junto a Albert Raurich-, ni es hija de una saga de hosteleros y restauradores, únicamente -que no es poco- se ha ido haciendo a sí misma poco a poco, a fuego lento y recurriendo a la riqueza de su entorno aderezada por toques de su bagaje como viajera, y viajante. 

Eli y Pierre en la puerta de su restaurante en Barruera.

Eli Farrero, que fue una de las chefs participantes de la pasada edición de GastroPirineus, estudió Humanidades en Barcelona, y un postgrado de Realización Documental. Sus numerosas inquietudes la llevaron a los terrenos de lo cultural, de la filosofía, del arte… Pero tal y como ella misma recuerda, en ninguno de esos caminos encontró el suyo. “Tenía la necesidad de crear, de hacer algo por mí misma, pero no sabía qué”, comenta Eli. 

Así que, ante tanta duda, decidió realizar un largo viaje para encontrar su inspiración. Acabó en un lugar recóndito de Canadá, donde conoció, por cierto, al que años más tarde se convirtió en su pareja personal y profesional, Pierre Cosnard. 

Eli Farrero en GastroPirineus 2022.

Vuelta a Barruera

Tras aquel viaje de medio año, regresó a Barruera, a su casa. En aquel momento su familia regentaba una pequeña tienda de artesanía, pero ella le dio la vuelta y empezaron a servir algo de picar, cenas frías y tapas… “Me empecé a involucrar en el negocio y empecé a encontrar mi sitio. Llegó mi momento de inspiración, así que de las tapas pasamos a hacer un menú y a ir creciendo poco a poco”, cuenta la joven chef. 

En 2014, por caprichos del destino, se vuelve a reencontrar con Pierre, ese joven parisino formado en Bellas Artes en la Sorbona que conoció en Canadá. Todo ese tiempo separados lo había invertido en “buscar oro en Canadá”, por lo que llegó a la Vall de Boí “cargadito de oro” y de ganas de empezar su historia real con Eli. Así, se incorpora al negocio y empiezan a transformar los sencillos menús en platos de cocina más creativa. “Al fin y al cabo era como una creación artística, porque nosotros en la cocina transformamos las materias primas que tenemos en nuestro entorno en platos de cocina”, apunta Farrero.

El Ventador, cocina creativa de montaña

Casi una década después, Eli es consciente de los grandes pasos que han logrado dar desde su pequeño restaurante del Pirineo. “Todo lo que me ha pasado en la vida está ahora en mi cocina”, señala la chef. Porque son los productos de la tierra que la han visto crecer las que ahora ella transforma, expresando en platos exquisitos su pasión, “su alma”. “Pasa de ser un producto de primera a ser un producto de cultura, porque yo en cada plato quiero explicar mi familia, mi casa, mi entorno, mi emoción…”, señala Eli Farrero. 

La sala del restaurante, con elementos elaborados por ellos mismos.

Y es que el proyecto de Eli y de Pierre es un proyecto de vida: “En estos diez años, hemos crecido como cocineros, como personas y como familia, nuestra hija tiene ya seis años, y El Ventador también ha ido creando su propia personalidad, cada vez más singular”. 

El Ventador no olvida la cocina tradicional de montaña, pero la muestra con toques contemporáneos y casi artísticos. Pero no huyen tampoco del legado que les ha regalado a ella y a Pierre sus viajes y sus gustos personales, como el que sienten por la cocina japonesa. Trabajan el producto local con extrema delicadeza, y acompañan a sus platos con elementos sensoriales y paisajísticos, aromas que devuelven al pasado. “Reinventamos las técnicas con sabores de otras culturas y con ingredientes de aquí. somos, en realidad, bastante libres, no queremos catalogarnos o atarnos a un tipo de cocina”, explica la chef, quien remarca que la única premisa es “la calidad”. “Nos gusta aprender y experimentar, por eso no nos cerramos a nada”, añade. Una carta cambiante

Carta de temporada

La carta de El Ventador cambia cada temporada para ir añadiendo nuevas propuestas según la época del año, no en vano, siempre buscan un vínculo indisoluble de su cocina con el ciclo natural de la tierra. 

Su plato estrella, los rollitos de pato.

Pero entre sus platos estrella, aquellos que ni sus clientes les dejan cambiar, destacan los Rollitos crujientes de pato confitado con verduritas y salsa china; o el Paté de jabalí con pan de montaña. Otras especialidades que se han podido catar en las mesas de El Ventador son, por ejemplo el Esturión ahumado, escarola, tomates confitados y romesco; la Coca de cebolla y naranja con brandada de bacalao y berenjena escalivada; los Corazones de alcachofa con escabeche de verduras, hocico y oreja; los Raviolis de chuleta de cerdo confitada y anguila del Delta del Ebro; el Carpaccio de venado ahumado en casa, almendras garrapiñadas, aceite de trufa y Serrat de Taüll; el Gran canelón de pasta fresca con pollo de corral asado y ciruelas; el Steak tartar de ternera eco de casa Coll y trucha de río ahumada; o los Pies de cerdo deshuesados ​​con gambas y salsa de ostras.  

Una carta radical, como el lugar donde se puede degustar, el pequeño pueblo de Barruera en la Vall de Boí. 

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a Baco y Boca





Baco y Boca usará la información que usted proporcione en este formulario para estar en contacto con usted y para enviarle actualizaciones y promociones. Por favor, háganos saber todos los medios por los cuales le gustaría saber de nosotros:



Puede cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace desuscribir que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que reciba de nuestra parte, o poniéndose en contacto con nosotros al info@bacoyboca.com. Trataremos su información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visite nuestro sitio web. Al hacer clic a continuación, acepta que podamos procesar su información de acuerdo con estos términos.


Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar