Cuarenta 2016, una efemérides de Bodegas Eguren Ugarte - BacoyBoca
22617
single,single-post,postid-22617,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Cuarenta 2016, una efemérides de Bodegas Eguren Ugarte

Cuarenta 2016

07 Ene Cuarenta 2016, una efemérides de Bodegas Eguren Ugarte

Cuarenta 2016 DO Rioja de las Bodegas Eguren Ugarte no es un número al azar. Es, además del nombre de un vino de La Guardia (Rioja Alavesa), un número escogido por una razón determinada y que se presume como los años necesarios para hacer bien sólido el amor según Vitorino.

Ya sabemos que los aniversarios son efímeros. Realmente duran un día, aunque se repiten cada año. Una vez pasada la fecha de su celebración solo nos queda esperar trescientos sesenta y cinco días para repetir un protocolo que a su vez finalizara en 24 horas a lo más tardar. Pero ¿hay alguna manera de conseguir que una determinada y feliz ocasión permanezca mas allá de su fecha de caducidad?.

Vitorino Eguren ha encontrado la manera de recordarlos y hacernos participes de sus mejores momentos como viticultor mediante la elaboración de una linea de vinos que celebra sus mejores aniversarios: Cuarenta, Cincuenta y Ochenta, tres vinos para tres efemérides. Cuarenta, como os hemos dicho, son los años que Vitorino decreta como plazo para afianzar el amor. Ante tamaña afirmación solo cabe pensar que ese es el tiempo que ha empleado junto a la persona con la que comparte su vida y sus sueños, Mercedes. Cincuenta son los años que Vitorino ha dedicado a dos de sus grandes amores, su Bodega y sus vinos. Ochenta son los años que Vitorino atesora de experiencia vital como quinta generación de viticultores riojanos.

Vamos a hablaros de la primera cantidad, de Cuarenta 2016. Cuarenta años plasmados en un vino tinto, 100% tempranillo, con tres meses de barrica y otros tantos de reposo en botella. Es un vino al que para potenciar su color y sus aromas se le ha sometido a dos fermentaciones, primero la maleoláctica y después la alcohólica y al que no se le ha efectuado ningún tipo de filtrado ni clarificación para no arrebatarle ni aromas ni taninos. No ha sido “descarnado” como vulgarmente se denomina a estos procesos en el mundo vinícola.
El resultado es un tinto de tonos violáceos y azulados en los bordes de la copa, con aroma a frutas negras, cerezas y moras que se muestra tánico y suavemente ácido en boca. Bien estructurado aunque ligero en el paladar.

Cuarenta 2016 es un vino distinto que hay que probar. Es una propuesta valiente que nos transmite toda la esencia de una elaboración en la que se ha pretendido entregarnos un producto auténtico, con las mínimas manipulaciones posibles. ¿Serán estas las mismas claves que podemos aplicar en nuestras relaciones de pareja?

Difícil saberlo. De momento, disfrutemos de una buena copa.

Cuarenta 2016, una efemérides de Bodegas @EgurenUgarte Click to Tweet
No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar