Informal, el rincón de Marc Gascons en Barcelona - BacoyBoca
11790
single,single-post,postid-11790,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

Informal, el rincón de Marc Gascons en Barcelona

The Informal

01 Oct Informal, el rincón de Marc Gascons en Barcelona

Informal de Marc Gascons está en The Serras, un hotel familiar frente al mar en Barcelona. Allí, el Chef Marc Gascons, sigue trabajando el producto y los fogones con su sello de identidad. Un sello que consiguió en su Restaurante Els Tinars, cuya cocina lo catapultó a la fama cuando era muy joven.

Es cierto que Informal está en un Hotel, pero no me canso de deciros que hay que considerarlos como una opción más que válida. Informal es uno de ellos, uno de esos restaurantes integrado con un servicio de primera. No dejéis de prestar atención porque puede pasar desapercibido, ya que el hotel es un edificio antiguo, con unas vistas espectaculares hacia el Puerto deportivo de Barcelona.

servicio-mesa-the-informal

Como suele pasar en los restaurantes de los hoteles, Informal es un lugar muy agradable. Espacioso, discreto, con gran inversión en el mobiliario y, en este caso, con cocina a la vista que permite ver, nunca mejor dicho, todo lo que allí se cuece. Incluso es posible comer delante de ellos, en una barra que permite estar en primera fila. Eso si separado por una vidrirera.

Nuestra experiencia fue un mediodía y, compartiendo platos, empezamos con un aperitivo de queso fresco con hierbas y aceite de oliva. Lo probé, si, queso y lo probé. Esta vida me está llevando a la perdición… la verdad es que no aprecié un sabor desagradable, quedaba bastante enmascarado al llevar un potente aceite.

tartar-de-atun-the-informal

El tartar de atún iba acompañado con mayonesa de wasabi i alioli. Informal también ha sucumbido a añadir el wasabi de forma enmascarada, aunque su propuesta con all i oli si le valió la originalidad. De hecho, me gustó bastante la combinación y la preferí a la de la mayonesa.

Una colorida y espectacular ensalada apetece, más aún si es verano y es de frutas. Aderezada con vinagreta de miel, las hojas estaban servidas prácticamente enteras, haciéndola así más vistosa y unas patatas bravas curiosas y con una original presentación combinan dos clásicos con un toque diferente. Las patatas bravas eran servidas en cucurucho, con salsa all i oli y salsa brava por separado.

vieiras-con-esparragos-the-informal

Continuamos con unas vieiras con espárragos verdes, panceta ibérica y trufa Aestivum antes de pasar a la carne. Un plato equilibrado y elegante. Suelen serlo si se respeta la vieira y se la combina con otros ingredientes suaves que no la escondan. Muy acertada la combinación y bien marcada la vieira.

Llega uno de los platos estrella, el de carne, no se si el rey de la casa, pero se merecería el título. Rib Eye a la brasa de carbón, arroz integral, verduritas y curry rojo picante. Una carne de muy buena calidad, muy tierna y una pieza importante en tamaño. Hecha al punto la sirven en una madera y la trocean en la mesa. Sin duda, a no ser que seas vegetariano o vegano, hay que probarla.

rib-eye-the-informal

Tomamos un par de postres, uno, el Gin Tonic con sorpresa. Una consistente espuma de Gin Tonic con… sorpresa. No la diremos, pero no es nada extraño. Un postre original y fresco, muy ligero que es casi un paso intermedio para el postre más convencional, que en nuestro caso fue un Flan de Queso con espuma de fresas y mermelada de naranja amarga.

Aunque soy golosa y no tengo que hacer ningún tipo de esfuerzo para comer el postre, me cabe tranquilamente, me voy a permitir hacer una reflexión que quizá vosotros también compartáis. Últimamente la carta de postres es algo que nos indica si el restaurante tiene cierto interés en ir más allá. Darle importancia a lo que es un plato más, rebañarse los sesos para ofrecer cosas diferentes que salgan de coulants, helados, cheesecakes y tiramisús (sin desmerecerlos para nada, que soy la primera que los elijo) es, para mi, un punto a favor de la cocina. Sería mucho más fácil ofrecer los típicos y ahorrarse trabajo y asegurarse relativamente un éxito. Muchos optan por añadir a su carta de postres cosas diferentes, sabrosas y originales sin que falten tampoco los clásicos.  En este caso, después de ver su carta de postres, Informal pasa a esta categoría.

espuma-de-gin-tonic-the-informal

flan-de-queso-the-informal

Para acompañar esta buena comida tomamos primero un Viña Pomal Blanco, Malvasia y para la carne un magnífico Acústic Montsant, de Cariñena.

Informal es uno de aquellos restaurantes en los que te aseguras el éxito. Como es habitual en la gran mayoría de Hoteles, el servicio y el producto respecto a los precios, son muy buenos. Ir a la carta lógicamente sube el precio, pero ofrece dos menús diarios a mediodía: uno de 25 y otro de 45 Euros. Por las noches, sólo el de 45 Euros. No tienen menú degustación, pero puede hacerse uno bajo petición. En The Informal también ponen a disposición de los clientes un reservado para 22 personas para celebraciones familiares o de empresa. Anotadlo en la agenda.

Informal-Hotel The Serras

Si ya le has perdido miedo a los Hoteles, echa un vistazo…

Hoteles Gastronómicos

#Theinformal el rincon de Marc Gascons @elstinars en @theserrashotel Click to Tweet
No hay Comentarios

Enviar un Comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar